La Batalla de Almansa

Nos remontamos a la España de finales del siglo XVII y concretamente al día 1 de Noviembre de 1700, fecha en la que Carlos II “El Hechizado” muere sin descendencia directa. Su legado, objeto de todas las codicias, recayó en manos de Felipe de Anjou, nieto de María Teresa, hermana de Carlos II. Austria se opone a esta decisión, ya que así acabaría el reinado de

Felipe de Anjou
Felipe de Anjou

la Casa Habsburgo en España e intentan reemplazar a Felipe de Anjou por el Archiduque Carlos de Austria.La Teoría del Equilibrio Europeo se veía amenazada, a causa de que dos tronos, el español y el francés, pudieran ser gobernados por un solo soberano, a lo que se añade el desasosiego de Inglaterra y Holanda por la apertura a Francia del mercado con las Indias.

A partir de este momento surgen distintos aliados entre dos ejércitos: el Borbónico y el Austríaco. La Casa de Borbón tenía como aliados a Francia, dos príncipes alemanes y España.Leopoldo I de Austria decide formar la Gran Alianza de la Haya el día 7 de Septiembre de 1.701 compuesta por Austria, Inglaterra, Holanda y la mayor parte del imperio alemán. Más tarde, en 1.703, Portugal y Saboya se unirían a los ya citados.La guerra de Sucesión al Trono comienza en el norte de Italia en 1.701, pero no llega

Almanbroker interior a
Archiduque Carlos de Austria

a España hasta 1.703 cuando Portugal se adhiere a la Alianza y un ejército angloholandés hace su entrada en Lisboa.En 1.705 los reinos de la antigua Corona de Aragón reconocen al Archiduque Carlos de Austria como Rey de España y Conde de Barcelona.

Felipe de Anjou en 1.706 es obligado a abandonar Madrid por un ejército portugués, pero estas tropas tienen que retirarse porque el pueblo se subleva contra ellos.Llegamos a 1.707 fecha en la que se libra la Batalla de Almansa, acontecimiento bélico importante para esta Guerra de Sucesión. Los hechos comenzaron a las 14.00 h. del 25 de Abril de 1707. El ejército aliado se encontraba totalmente dispuesto en orden de batalla en los llanos de Almansa. Este ejército estaba bajo el mando del Marqués de las Minas y de lord Galloway y se componía de 100 hugonotes franceses, 4.800 ingleses, unos pocos españoles, 1400 holandeses, 250 alemanes y 7.670 caballeros portugueses; en total 16.000 hombres.

En el frente contrario, las tropas borbónicas (caballería francesa,

Duque de Berwick
Duque de Berwick

española e infantería irlandesa) contaban con 12.000 hombres bajo el mando del duque de Berwick, que esperaban los refuerzos del Duque de Orleans, que no llegarían a tiempo. Los primeros movimientos de esta batalla se dan a las tres de la tarde. Se inicia el primer ataque en el ala derecha borbónica, protagonizado por la caballería española y la infantería británica que no resultaría decisivo.

 

 

Paralelamente, en el centro, hay un avance de la infantería mandada por el Duque de Berwick, pero se tienen que retirar debido a la respuesta austracista. A este ataque, los borbónicos responden envolviéndolos con la caballería, quedando así rodeados por ambos flancos.Las tropas del Archiduque Carlos de Austria

Duque de Berwick
Cuadro Batalla

fueron derrotadas a pesar de su superioridad numérica. Las pérdidas se cifraron en seis mil muertos y heridos en las tropas austracistas y tres mil en las borbónicas.La victoria permitió a los felipistas ocupar Aragón y Valencia que vieron sus fueros suprimidos, sus tierras ocupadas militarmente, y sufrieron una fuerte represión. Játiva fue la más perjudicada, soportó, fiel al Archiduque, desde el 26 de mayo al 6 de junio, por lo que fue incendiada y cambiado su nombre por el de San Felipe; aunque posteriormente recuperó su topónimo original.El acta de capitulación de la Batalla de Almansa se firmó en la Casa de los Enríquez de Navarra, donde estuvieron alojados S.A.R. el Duque de Orleans y el Duque de Berwick.

Paralelamente, en el centro, hay un avance de la infantería mandada por el Duque de Berwick, pero se tienen que retirar debido a la respuesta austracista. A este ataque, los borbónicos responden envolviéndolos con la caballería, quedando así rodeados por ambos flancos.Las tropas del Archiduque Carlos de Austria fueron derrotadas a pesar de su superioridad numérica. Las pérdidas se cifraron en seis mil muertos y heridos en las tropas austracistas y tres mil en las borbónicas.

Detalle Batalla
Detalle Batalla

La victoria permitió a los felipistas ocupar Aragón y Valencia que vieron sus fueros suprimidos, sus tierras ocupadas militarmente, y sufrieron una fuerte represión. Játiva fue la más perjudicada, soportó, fiel al Archiduque, desde el 26 de mayo al 6 de junio, por lo que fue incendiada y cambiado su nombre por el de San Felipe; aunque posteriormente recuperó su topónimo original.El acta de capitulación de la Batalla de Almansa se firmó en la Casa de los Enríquez de Navarra, donde estuvieron alojados S.A.R. el Duque de Orleans y el Duque de Berwick.

La villa de Almansa se componía de 800 vecinos, unos 3.600 habitantes, los cuales sufrieron directamente las más terribles consecuencias de la batalla; labores saqueadas, ganado robado, casas y molinos asaltados, y sobre todo los gastos que suponía mantener a las tropas a las que debían suministrar víveres, alojamiento y dotar hospitales. El endeudamiento de la población duró varios años. El recuerdo de la batalla de Almansa para las familias de la época se resume en un triste día de muertes seguido de años de hambruna. Como recompensa el

Monolito conmemorativo
Monolito conmemorativo

12 de Agosto de 1707 se le concedió a la villa de Almansa una feria libre de impuestos de quince días, que comenzaría el día de San Marcos, 25 de Abril. Felipe V otorgó a la población el título de Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima.

Cinco meses después de la batalla de Almansa; el 10 de septiembre de 1707, se ordenó construir un monolito conmemorativo en el campo de batalla. Tras previo acuerdo, el 15 de Noviembre de 1708, se trasladó a un lugar más cercano a la villa y fuera de las zonas de inundación. Dicho paraje era conocido como “Las Carrericas Blancas”.Al escudo de Almansa, que hasta entonces constaba de un solo cuartel con castillo sobre peñasco y brazos alados con espada en la mano, se le incorpora un segundo cuartel en el lado derecho con el monolito conmemorativo de la batalla.El monolito fue destruido tras la revolución antiborbónica de 1868, siendo reemplazado por otro costeado por el Duque de Alba en 1925, ubicado en el actual jardín de la Glorieta, que también fue destruido durante la II República. Este monumento conmemorativo estaba compuesto por una columna en forma de pirámide superpuesta sobre un prisma cuadrangular de sillares, colocados encima de cuatro escalones. En el vértice coronaba el monumento un león, símbolo de San Marcos, empuñando una espada.

 

El Vitorero
Al acabar el combate, un molinero vecino de Almansa, recogió del campo de batalla parte de las vestiduras de un soldado: morrión, gualdrapa y alabarda, con ellas llegó a la villa dando noticias a la población de Almansa del fin de la batalla.

Cuenta la leyenda que este molinero prometió ante la imagen de la virgen de Belén patrona de Almansa, en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción donde se refugiaban los ciudadanos, que tanto él como sus sucesores la acompañarían en procesiones y romerías dándole Vítores. Este hecho convertido en tradición se ha llegado hasta nuestros días.
 

Fuente: Oficina de Información y Turismo de Almansa